Datos Demográficos

 Las demencias y su tratamiento constituyen un importante desafío para las políticas sociales y sanitarias, tanto en lo que se refiere a aspectos terapéuticos y asistenciales, como por las consecuencias que suponen para toda la estructura familiar y social. El envejecimiento de la población constituye uno de los mayores triunfos de la humanidad y a la vez uno de los grandes desafíos para la sociedad. Los factores que han hecho posible que se produzca este progresivo envejecimiento han sido, la disminución de la mortalidad, el bajo índice de la natalidad, la mejora de las condiciones sanitarias y sociales, y el aumento de la esperanza de vida.
Analizando las proyecciones de población calculadas por el Instituto Nacional de Estadística, se comprueba cómo nos enfrentamos a uno de los grandes cambios demográficos, ya que si en el año 2001 el número de personas mayores de 65 años en nuestro país era de 8.538.838 correspondiente al 20.9 % de la población, en los años 2020 y 2050, el número de personas situadas en este rango de edad aumentará a 12.353.378 y 22.310.874 respectivamente, correspondiendo estas cifras aproximadamente al 25.4% y al 41.9% del total de población.Estos resultados reflejan la necesidad de los profesionales de este campo por seguir formándonos e interesándonos por todo los cambios que tienen lugar durante el proceso del envejecimiento, bien sea normal o patológico, creciendo la motivación por investigar aquellos factores que ayuden en el aumento de bienestar y calidad de vida de este colectivo cada vez más numeroso. En este sentido, la demencia afecta sobre todo a las personas de edad avanzada. El 20% de todas las personas con más de 80 años padece demencia. Debido al envejecimiento creciente de la población, la demencia se está convirtiendo en un problema de gran magnitud.